ODIO LA PREGUNTA DE “¿PARA CUÁNDO EL BEBÉ?”

¿Por qué en nuestra sociedad hemos de seguir un orden cronológico en cuanto los hechos más importantes de nuestra vida? ¿Por qué todos hemos de buscar un novio/una novia, por qué nos hemos de ir a vivir juntos, por qué nos hemos de casar, por qué hemos de tener un bebé, por qué después hemos de tener un segundo bebé, por qué hemos de tener un tercer hijo, por qué nuestr@s hij@s han de tener novi@s,…??? Si sigo así, ¡¡¡me va a explotar la cabeza!!! 

Si es que no hace falta que te marques tú las metas en tu vida… ya está el resto para decirte lo que has de hacer. Y si no lo haces en un tiempo que ellos consideran ideal, ya te están preguntando…: ¿qué? ¿para cuándo???

Si es agobiante que te estén interrogando en cada etapa de tu vida (la mayoría que lo hacen son nuestros mayores), peor lo llevamos las mujeres cuando nos preguntan: “¿qué? ¿para cuando el bebé?”, cuando en realidad puede ser que estés intentando ser madre hace meses, pero no llega el tan deseado embarazo. O quizás has decidido que no quieres ser madre. O tú y tu pareja estáis de acuerdo en ser padres más adelante, pasado los 40. ¿No te entran ganas de contestar mal a esa persona impertinente en su pregunta? Piensas que hay gente que no tiene escrúpulos y que pregunta a la ligera, sin pensar que la otra persona lo está pasando mal precisamente porque no logra ser madre (o padre), porque se siente algo culpable por decidir no ser madre, o porque tienen cierto miedo a que pasado los 40 les cueste mucho lograr la maternidad y paternidad. Qué poca empatía…

Recuerdo, y siempre pongo como ejemplo, una pareja de famosos, de esos que salen en la prensa del corazón y que siempre manifestaban en sus entrevistas que deseaban ser padres nada más pasar por el altar. Pues bien, se casaron, pasaron los años y no había exclusiva que dar de embarazo. A pesar de todo, en todas las entrevistas, ya estuviese la pareja, ya estuviese él solo (es un cantante conocido), siempre estaba la típica pregunta: ¿para cuando el bebé?… Y siempre había justificación en el trabajo y en la falta de tiempo… Aunque son famosos y ellos saben a lo que se exponen ante la prensa, no hay que olvidar que son personas que sufren, como todos nosotros. Yo, desde mi casa, me ponía en la piel de ellos y pensaba: ¿no pueden pensar que están teniendo problemas para ser padres?, ¿no se puede llegar a imaginar el entrevistador el infierno que pueden estar pasando esta pareja porque no logran tener un bebé? ¿qué falta de humildad y respeto tienen algunas personas hacia otros? Es tan doloroso ese momento, que el cantante no explicaba nunca las verdades razones de la imposibilidad de quedarse embarazados. Al cabo de mucho tiempo, esta pareja anunció públicamente su embarazo, cuando ella ya estaba en avanzado estado, y explicaron que años a atrás había sufrido un aborto, y desde entonces habían tenido problemas para ser padres.

Estoy más que segura que si estás leyendo este artículo, te estás sintiendo 100% identificada: te agobian, te molestan, te despiertan mucha mala leche, estás hasta la coronilla de la maldita pregunta…

¿Quieres saber cómo afrontar este momento tan inoportuno?

Saquemos provecho de nuestro humor español y de nuestra ironía ibérica.

  1. Prepara con tu pareja -o tu sola- qué respuesta dar antes de tan indeseado momento. Sobretodo que los dos estéis de acuerdo y muy seguros.

  2. Cualquier respuesta que déis, que sea para que la otra persona no desee más volver a preguntar: “pero es que queremos seguir siendo vírgenes”

  3. Que sea una frase corta, escueta y tajante. Por ejemplo, “si te ofreces a cuidarlos, hoy mismo nos ponemos”.

  4. Con una sonrisa y con tono irónico: “te hago un videollamada cuando nos pongamos a ello”. 

  5. Sobretodo, si te enciende mucho, retírate y busca un lugar donde puedas respirar y bajar el enfado. Has de saber controlar la rabia y la ansiedad, porque de lo contrario puedes alejar a personas de tu vida las cuales amas.

Como consejo, en función de la relación y fuerza del vínculo que tengas con tus padres y hermanos, sé franca. Explícales las verdaderas razones de por qué no te quedas embarazada. La sinceridad es de agradecer, sobretodo en la gente que nos quiere.

Si quieres saber más sobre cómo hacer frente a situaciones de este tipo, ponte en contacto conmigo rellenando este formulario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *