8 junio, 2017

HEMOS DECIDIDO ADOPTAR

Adoptar

Miles de parejas, o incluso adultos sin pareja, toman la decisión de adoptar, por varias razones. Entre ellas está la imposibilidad de quedarse embarazada, ya sea de forma natural, ya sea con ayuda de la ciencia. O bien existe una razón física obvia de no poder concebir, por ejemplo, que la mujer haya sufrido una extirpación de útero, de la matriz o de los ovarios. También están las parejas de homosexuales formadas por hombres, y aquí, en España, no es legal acudir a los vientres de alquiler. Así que han de optar por la adopción.

Sea la razón que sea, el vínculo con el hijo se origina de otra manera, ya que, en este caso, el niño o la niña tendrán un origen diferente al que luego le va a cuidar y dar todo el amor del mundo; los padres biológicos no serán los mismos que los padres de adopción. Y es muy normal que los “nuevos” padres tengan miedo, y a la vez ilusión, de empezar una nueva vida con un “desconocido”. En este caso los padres de adopción no iniciarán su proceso de vinculación al hijo partiendo de la concepción y del cordón umbilical, sino a partir de que se les asigna un niño o niña de una país o ciudad concreta del mundo, aún sin haberlo visto nunca.

Es otra manera de ser padres, con sus dificultades, miedos, ansiedades e intranquilidad, sumergidos también en un camino muy largo y duradero (entre 4 y 8 años) y en ocasiones agonizante.

Si quieres saber más, ponte en contacto conmigo a través de este formulario.