8 junio, 2017

ESTOY EN REPRODUCCION ASISTIDA

reproduccion asistida

Como bien sabéis las mujeres que estáis inmersas en estos tratamientos, el embarazo no llega en un abrir y cerrar de ojos. Hay que prepararse bien, hormonalmente hablando, y seguir unas pautas muy estrictas, que aún hacen más agonizante y traumático todo este proceso. A esto hay que añadirle que en algunos casos no siempre el óvulo o espermatozoide es de la persona que desea ser madre (o padre). Es decir, hay personas que han de optar por la ovodonación o por la adopción de espermas, y llevar en su vientre un hijo o hija que no lleva su genética. Y esto, dependiendo de la mujer (u hombre), lo puede aceptar mejor o peor. Realmente hay un impacto psicológico brutal. Es bueno mirar cómo canalizar esas emociones que provoca y nuestros movimientos internos… que no son pocos.

Cada año que pasa, son miles de familias que deciden ponerse en manos de la ciencia para lograr su sueño de quedarse embarazados. En 2015 el 8,6% de los niños que nacieron en España (unos 34000) fue gracias a los tratamientos de reproducción asistida. Y es que, después de un largo proceso de intentos por quedarse de forma natural, muchos acuden a estos métodos de fertilidad, y esta cifra va en aumento. Pero no todo el mundo se lo puede permitir, y si no tienes recursos, puedes apuntarte en la sanidad pública donde, en algunas comunidades autónomas, ofrecen la reproducción asistida gratis y sólo aceptan a mujeres hasta los 39 años de edad. Eso sí: con unas listas de espera de 2 años.

En cualquier caso, inicias otro proceso más con el objetivo de lograr ser madre (y padre). Un curso, que en sus inicios difiere de la reproducción natural, siendo un camino abrupto, largo y cansado, ya que no siempre la primera fecundación llega a cuajar, y todo el desarrollo se ha de volver a repetir. Es bueno y recomendable buscar ayuda y apoyo emocional de un profesional. Como terapeuta, te acompaño en todo esta fase.

Si quieres saber más, ponte en contacto conmigo a través de este formulario.